12thMay

Que tu Fe sea más fuerte que tu temor.

La fe y el temor de Dios nos infunden valor.

“Sé animoso y fuerte. […] Jehová tu Dios está contigo.” (JOSUÉ 1:9.)

1, 2. a) Humanamente hablando, ¿cuántas probabilidades tenían los israelitas de derrotar a los cananeos? b) ¿Qué promesa recibió Josué?

EN EL año 1473 antes de nuestra era, la nación de Israel estaba lista para entrar en la Tierra Prometida. Como bien indicó Moisés, haría frente a dificultades: “Hoy vas a cruzar el Jordán para entrar y desposeer a naciones más grandes y más fuertes que tú, ciudades grandes y fortificadas hasta los cielos, un pueblo grande y alto, los hijos de los anaquim, acerca de quienes […] has oído decir: ‘¿Quién puede mantenerse firme delante de los hijos de Anaq?’” (Deuteronomio 9:1, 2). En efecto, el tamaño de aquellos guerreros era proverbial. Y algunos ejércitos cananeos estaban muy bien equipados, pues disponían de caballería y de carros armados con hoces en las ruedas (Jueces 4:13).

2 Por otro lado, la nación de Israel había vivido en esclavitud y acababa de pasar cuarenta años en el desierto. Humanamente hablando, las probabilidades de derrotar a los cananeos eran muy pocas. No obstante, Moisés tenía fe; podía ‘ver’ a Jehová dirigiéndolos (Hebreos 11:27). Por eso le dijo al pueblo: “Jehová tu Dios va a cruzar delante de ti. […] Él los aniquilará, y él mismo los sojuzgará delante de ti” (Deuteronomio 9:3; Salmo 33:16, 17). Después de la muerte de Moisés, Jehová volvió a prometer su apoyo a Josué: “Levántate, cruza este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que les voy a dar a ellos, a los hijos de Israel. Nadie se plantará con firmeza delante de ti en todos los días de tu vida. Tal como resulté estar con Moisés resultaré estar contigo” (Josué 1:2, 5).

Leave a Comment